sábado, 17 de septiembre de 2016

Pagasarri-Ganeko

El pasado día 5/9/16, me calcé las botas,
 metí un poco de comida en la mochila
 y me fui pal monte.

miércoles, 28 de agosto de 2013

La Furgo!!! Un caracol con la casa a cuestas

La furgo!! Es un caracol que tiene 23 años, empezó con nosotros a funcionar con una casita muy pequeña pero con el paso de los años se ido haciendo mas y mas grande, no puedo describir el cariño que la tengo pero os lo podéis imaginar, muy de vez en cuando sufre de algún ligero achaque pero nunca nos ha dejado en la estacada, últimamente no paro de hacerle fotos, porque casi siempre es el que menos sale en las fotos de todos los recorridos y viajes que ha hecho con nosotros que han sido creo que miles. Le han echado piropos y siempre por donde pasa llama la atención, todo el mundo se la queda mirando, para que la conozcáis os pongo unas fotos de nuestra última ruta, me parece que en el pirineo es más conocida que la ronda de boltaña de todas las veces que hemos ido por allí. Lo dicho hay la tenéis.

viernes, 5 de abril de 2013

Kabuki!!! Patrimonio Oral e inmaterial de la humanidad

Últimamente como tengo tiempo no tengo prisa y duermo poco, me da por ver la TV, el canal que mas veo, es natura y aunque se repiten a veces demasiado no me importa, me trago casi todos los documentales sobre todo los de África y muchos otros. Dentro de los programas que se ven en natura, hay unos que tratan sobre el patrimonio cultural de los pueblos sobre todo de pueblos con un patrimonio ancestral muy antiguo y que están en peligro de desaparición. Todos son muy interesantes, todos!! Entre ellos hay uno que se remonta a 1600 por lo que es relativamente muy joven comparado con otros, pero por su peculiaridad ya lo veréis, es bastante interesante. Se trata del Kabuki una especie de teatro donde todos los integrantes son hombres, relatan obras sobre todo de tiempos pasados, los vestidos y maquillajes son espectaculares, los músicos y sus canciones también. Os dejo un Youtube porque es mejor una imagen que mil palabras y un enlace por si quereis leer un rato.

martes, 2 de abril de 2013

El bosque del laberinto




 El bosque del laberinto
No lo sabía, jamás me hubiese imaginado que cuando me adentre en aquel bosque tan grande y hermoso, iba a vivir la experiencia más extraordinaria y mágica que jamás me hubiese imaginado. No sabía de las historias que se contaban de él, después me entere que le llamaban el bosque del laberinto. Se decía que si entrabas no volverías a salir ya que estaba encantado. Hace algunos años ocurrió un hecho que cambio la vida en la comarca y sobre todo en la aldea más cercana que se encuentra al lado del bosque. Desde entonces todos los habitantes eran sus más fieles guardianes. Para que nadie entrase en el bosque, contaban que estaba encantado, que su interior era un inmenso laberinto del que jamás saldrías si te adentrabas en el.
Desde que ocurrieron aquellos desgraciados hechos, en que unos desalmados leñadores estuvieron a punto de talarlo, nadie se atrevía a cruzarlo ni a entrar en él, era así, como el bosque había recuperado todo su esplendor. Una fauna y una flora exuberantes dibujaban un paisaje sin igual en todo la comarca. Más tarde me entere que allí habitaban seres extraños, que no los veías, pero que si les oías, se escuchaban leves susurros de canciones y que de vez en cuando, algo como siluetas desaparecía sin casi darte tiempo a mirar, también se escuchaban el tañir de ciertos instrumentos y melodías que por mucho que buscases no veías. Todo eso le daba todavía más encanto al bosque del laberinto.
Sea como fuese el caso es que yo me había propuesto realizar a pie un camino que desde épocas remotas recorren los caminantes y peregrinos juntos para no ser asaltados por los solitarios caminos.
Así fue, que después de ir durante unos días junto con un músico, dos saltimbanquis un prestidigitador y un mago, llegamos a la aldea. Después de dar en ella varias funciones de sus artes, yo decidí seguir el camino ya que ellos tenían pensado quedarse unos días en el pueblo para dar alguna función más.
Salí de la aldea pronto con la sola compañía de la aurora y el canto del ruiseñor, sin darme cuenta me adentre en el bosque que tenía delante de mí, algo había en el que me atraía como un imán, al principio no me di cuenta y seguí un sendero marcado como si por el hubiesen pasado continuamente otras gentes. Mi asombro era tal, que no me daba cuenta que según iba andando el sendero desaparecía detrás de mí, asustado me pare en medio del bosque sin saber que hacer, el sendero ya no existía, solo cuando caminaba en la dirección que fuese el se marcaba delante de mí, es así como me di cuenta que estaba completamente perdido, camine y camine sin rumbo y perdido, ya que el bosque cambiaba continuamente, miraba a mis espaldas y todo era diferente hasta los arboles parecía que cambiaban de sitio, de repente empecé a oír una suave melodía, de flautas, rabeles y cornamusas y se me quita el miedo, espero sentado a ver quien se aproxima, casi no me doy cuenta y me duermo escuchando la música.
Me despierto y es casi de noche, recojo rápidamente los bártulos y me pongo en camino, durante el sueño, he tenido un sueño, en el he visto como el bosque estaba casi talado, a leñadores expulsados a una tierra yerma, a unos personajes muy raros como de leyenda, uno tenía patas de cabra y cuernos en la frente, otro cuernos de ciervo, uno muy alto y fuerte, con largas melenas y un pie como si fuese una pezuña de vaca y otros más. Gnomos, elfos, ninfas, faunos y centauros, hadas de vestidos relucientes, todos juntos escuchando a uno que se dirigía a ellos, entre todas las hadas hay una que me mira y me sonríe, es en ese momento cuando me despierto.
La música ha cesado y nadie viene ni aparece, quiero volver hacia atrás pero la vegetación es tan cerrada que no me deja, me doy la vuelta y camino rápido, las sombras de los arboles en la creciente oscuridad, parecen gigantes que se abalanzan sobre mí, ahora ya no ando, casi corro, se ha levantado una brisa que hace que las ramas de los árboles y la floresta se balanceen y en ese balanceo, hacen un ruido que a mí me parecen voces, y encima no hay luna, la oscuridad es casi total me muero de miedo!! A lo lejos, veo un resplandor en la lejanía que se acerca, me hace detenerme, me paro, me escondo y tiemblo.
Escondido entre la maleza veo como se acerca hacia mí un personaje, según más se acerca mejor lo diviso y enseguida me doy cuenta que es el hada que me había sonreído en mi sueño, cuando esta junto a mí, me sonríe, yo le devuelvo la sonrisa y entonces desaparece todo el miedo y la calma se apodera de mi. Es mi hada madrina!! Y si no me da igual, yo la adopto como tal, sus rasgos son muy delicados y bellos, con su varita mágica en la mano se me acerca, me toca con ella y entonces toda mi ropa y yo también, resplandecemos.
La oscuridad de la noche desaparece a nuestro alrededor, luego me dice que no intente volver hacia atrás porque entonces jamás podre salir del bosque, que no se me ocurra cortar ni una sola brizna de hierba y que camine solo hacia adelante, el mismo bosque te acompañara el te guiara hasta la salida, me dice! déjate llevar y cuenta lo que has visto y vivido, si se te ha permitido salir es porque nosotros y el bosque hemos visto que eres una persona amante de la naturaleza, que durante tu trayecto solo te has limitado a admirar el bosque, sin tocar ni la más débil de la florecilla. Ve y cuéntalo, di que el señor de los bosques habita aquí y que jamás dejara que se dañe al bosque del laberinto. Camino y el bosque me guía, el sendero sigue por delante de mí y cuando me quiero dar cuenta estoy otra vez enfrente de la aldea, hacia ella me dirijo.
Fin